STODDARD-DAYTON (1904 - 1913)



Los “Stoddard-Dayton” eran coches de alta calidad fabricados por la “Dayton Motor Car Company” de Dayton, Ohio, EE.UU., entre 1905 y 1913. John W. Stoddard y su hijo Charles G. Stoddard fueron los principales impulsores de la empresa.

En 1904, John Stoddard decidió salir del negocio de la maquinaria agrícola con el que había ganado su fortuna, para dedicarse a fabricar coches de alta calidad destinados al emergente mercado de los Estados Unidos.

Stoddard, envió a su hijo Charles a Europa para que viajara y visitara distintos fabricantes de automóviles del viejo continente. Charles regresó convencido de que la electricidad y el vapor eran las formas de propulsión anticuadas.

Los primeros coches “Stoddard-Dayton” utilizaron motores Rutenber de 4605 cc. Los motores de 6 cilindros aparecieron en 1907. La gama final consistió en tres modelos de 4 cilindros y un “Knight sleeve valve”.

La empresa adoptó la estrategia de construir coches de alta calidad con poderosos motores. Henry J. Edwards, era el ingeniero jefe y diseñador principal de la empresa. Los modelos normales eran acabados con entre 15 y 18 capas de pintura, cada capa era aplicada de forma especial. El modelo limousine tenía entre 27 y 28 capas de pintura, aplicadas de modo similar. Tras el ensamblado, cada coche era probado por caminos públicos durante 150/400 millas (240/640 kilómetros), entonces el motor era desmontado, los cilindros eran pulidos de nuevo y las válvulas retocadas, y luego se volvía a montar y era probado de nuevo en carretera.

Los coches empezaron a ser entregados a finales de 1905, vendidos como modelos de 1906.

Stoddard se hizo con una reputación ganando carreras de coches de todo tipo; de velocidad, subidas en cuesta y carreras en pistas de arena. En 1909, un Stoddard-Dayton biplaza ganó la primera carrera en la “Indianápolis Motor Speedsway”, haciendo un promedio de 57,3 millas por hora. El primer coche “Pace Car” de Indianápolis fue un "Stoddard-Dayton" conducido por Carl G. Fisher en las primeras 500 millas celebradas en 1911.

En 1906 había tres modelos:

  Runabout (coche pequeño)

1.250 $, equipado con motor de 15 hp

  Touring (Turismo)

2.250 $

  Limousine

3.200 $, equipado con motor de 35 hp (y 28 capas de pintura)

En 1909, la “Stoddard-Dayton” creó la “Courier Car Co.” en Dayton para producir un coche más pequeño, más ligero, y más barato que los “Stoddard-Dayton”, y que llevaría la marca “Courier” (ver historia).

En 1911, la “Stoddard-Dayton” ofrecía 20 modelos diferentes, entre los que había 4 limousines con diferentes motores, landaulets, coupes, turismos, torpedos, roadsters de dos plazas, camiones, taxis, y coches de reparto. Algunos ejemplos son:

  “Savoy”

1.350 $, equipado con motor de 28 hp

  "Stratford"

equipado con motor de 38 hp

  "Saybrook"

equipado con motor de 48 hp

  "Special"

equipado con motor de 58 hp

  "Stoddard-Dayton-Knight limousine"

6.250 $, equipado con motor de 70 hp y 6 cilindros

En 1912, se fabricaron aproximadamente 25.000 coches en 26 modelos diferentes. En junio de 1912, la “Stoddard-Dayton” entró a formar parte de la “United States Motor Company” (USMC), y anunció su nueva línea de la “Stoddard-Dayton” con una simple declaración: "Nadie puede ir más lejos. Nadie puede ir más rápido.". Realizaron un importante pedido de motores a la “Atlas Engine Works” de Indianápolis, Indiana, y comprometieron 30.000 bastidores, factores que contribuyeron a una gran inestabilidad financiera.

En febrero de 1912, Charles Stoddard (el hijo de John) dimitió como Vicepresidente de la “United States Motor Company” y Henry Edwards se tuvo que resignar con el cargo de Ingeniero Jefe de la “Edwards Motor Car Company”.

John Stoddard dejó la dirección de la “United States Motor Company” pero siguió con su participación financiera. La “United States Motor Company” entró en quiebra a finales de 1912 y cayó en bancarrota en 1913. La “Stoddard-Dayton” le acompañó en la caída.

Los activos de la “Dayton Motor Car Company“ fueron adquiridos por “Maxwell” que reorganizó la fábrica para producir en New Castle, Indiana, y posteriormente en Detroit, Michigan. En 1913, Maxwell siguió ofreciendo los modelos “Savoy 30”, “Stratfodr 38” y “Saybrook 48” de la “Stoddard-Dayton”, aunque seguramente se trataba de restos de los modelos de 1912. En 1913, el modelo 48 se ofrecía opcionalmente con arranque automático e iluminación eléctrica con un coste adicional de 200 $. Más tarde “Maxwell” entró a formar parte de la “Chrysler Corporation” y la división de Dayton se convirtió en la “Chrysler AirTemp”.

La “Stoddard-Dayton” fue lenta en reaccionar ante la aparición de un mercado de masas y mantuvo una estrategia de alta calidad aun después de que los coches dejaran de ser un símbolo exclusivo del estatus de la gente rica. Construyeron coches tan buenos como les fue posible (por lo tanto caros) mientras Ford y General Motors construían tan barato como podían. La “Stoddard-Dayton” siguió ampliando su oferta de modelos en todas sus categorías de precios, pero nunca cambió sus métodos fundamentales de fabricación.

Un ejemplo clásico de esto era el tapón del radiador compuesto por 11 piezas sobre el chasis de la limousine, cuyo sistema le permitía estar permanentemente enganchado al radiador de modo que no pudiera ser perdido o robado y podía ser abierto con un simple activado de palanca, incluso aunque el motor estuviera caliente. Mientras tanto en Detroit, una prensa se encargaba de perforar los radiadores de Ford y luego mediante la aplicación de hilos de soldadura se añadía la corona del tapón. Este sistema provocaba que a veces se pegaran los hilos de soldadura y no pudiera quitarse el tapón del radiador cuando éste estaba caliente, pero el modelo T de Ford se vendía por 399 $.